EL PERIODO DE IMPLANTACIÓN

Una vez superadas construida la planta, el departamento de mantenimiento debe comenzar su actividad, esto es, implantarse e iniciar la actividad en las instalaciones. En esta fase, los responsables de mantenimiento analizan las instalaciones en detalle, forman al personal, preparan las herramientas y medios técnicos que necesitará para el desarrollo del contrato, solicitan y compran el repuesto que necesitarán y elaboran un plan de mantenimiento para las instalaciones. Tiene una duración que oscila entre seis meses y un año.

Este es un artículo extraído del libro INGENIERÍA DEL MANTENIMIENTO. Descárgate el índice completo pinchando aquí

 Accede al libro pinchando aquí

Es muy habitual que esta fase se descuide. Muy a menudo los responsables de mantenimiento no comprueban en detalle como reciben las instalaciones de las que deben hacerse cargo, no forman al personal adecuadamente, no estudian el plan de mantenimiento más adecuado para las instalaciones y/o no redactan uno procedimientos de mantenimiento adecuados. Una fase inicial defectuosa provoca que, en los momentos iniciales de la vida de la planta la producción se vea afectada. El principal problema que suele aparecer es que las incidencias que se producen en esta fase no se resuelven con rapidez, pues el nuevo personal que se hace cargo de las instalaciones desconoce la planta y sus problemas. Cualquier pequeño fallo o problema puede convertirse en una parada de la producción, por tiempo indeterminado.

Por ello, el propietario de la planta y especialmente el director de planta debe asegurarse de que ese periodo inicial se aborda con el rigor necesario, asegurando que los técnicos de mantenimiento conocen la planta y sus problemas, y el personal está adecuadamente formado.

INDICE COMPLETO DEL CAPÍTULO 16

16 EL PERIODO DE IMPLANTACIÓN                                              

16.1 LOS SIETE ASPECTOS A CUIDAR DURANTE LA IMPLANTACIÓN       

16.2 ANÁLISIS DE LA INSTALACIÓN Y PUESTA A PUNTO INICIAL                              

16.3 SELECCIÓN DEL PERSONAL                                                                                 

16.4 FORMACIÓN Y ENTRENAMIENTO DEL PERSONAL                                  

16.5 MEDIOS TÉCNICOS                                                                                                    

16.6 REPUESTOS Y CONSUMIBLES                                                                                             

16.7 EL PLAN DE MANTENIMIENTO INICIAL

16.8 DESARROLLO DE LOS MÉTODOS DE TRABAJO                                                        

 

 

 

LA GESTIÓN DE LA INFORMACIÓN

Mantenimiento genera toda una serie de información que es necesario gestionar y tratar, para que pueda ser utilizada en la toma de decisiones. Entre esta información están las órdenes de trabajo, los informes de realización de gamas preventivas, los informes de avería o los informes periódicos de mantenimiento. Para ayudar en en esta gestión se dispone de herramientas informáticas, o software de mantenimiento (GMAO, Gestión del mantenimiento asistido por ordenador) que resultan de utilidad en esta labor de tratamiento de la información.

Este es un artículo extraído del libro INGENIERÍA DEL MANTENIMIENTO. Descárgate el índice completo pinchando aquí

Accede al libro pinchando aquí

Órdenes de trabajo

El primer documento que genera mantenimiento y que será necesario gestionar para transformarlo en información es la Orden de Trabajo (O.T.). En la O.T. se indica al técnico el equipo o instalación en el que se requiere una intervención preventiva o correctiva, se describe la intervención solicitada y se incluye cualquier otra información que pueda resultar relevante para el trabajo.

Una vez finalizada, en la O.T. se indican la intervención efectuada, el resultado, el tiempo de intervención y los materiales que se han necesitado. La importancia de archivar y gestionar la información de los trabajos de mantenimiento realizados es que resulta de utilidad, entre otros, para los siguientes fines:

  • Para calcular todo tipo de ratios e indicadores, como fuente de información principal para su cálculo.
  • Para saber qué intervenciones ha sufrido un equipo.
  • Para saber como se intervino ante un determinado problema, para saber qué se hizo y como, por si volviera a suceder.
  • Para saber la carga de trabajo de un trabajador, o realizar cualquier tipo de reporte sobre la carga de trabajo del departamento de mantenimiento.

Informes de realización de gamas de mantenimiento

Tras la realización de una gama de mantenimiento, es conveniente dejar reflejados los resultados de la intervención preventiva efectuada. 

Informes de avería 

Cuando sucede una avería de cierta transcendencia, que ha afectado a los resultados productivos o ha supuesto un alto coste de reparación es conveniente realizar un informe de la avería en el que se identifiquen las causas que lo han provocado, las medidas correctivas tendentes a corregir el problema y las medidas preventivas a adoptar en caso de fallo.

Informes mensuales

La información referente a la operación y la referente a mantenimiento deben integrarse en un único informe, en el que además haya otros datos adicionales que no están englobados dentro de ninguna de las categorías anteriores.

Así, la información relativa a personal, a seguridad, a gestión medioambiental, mejoras, etc., debería estar considerada dentro de un apartado específico de ese informe mensual.

De esta forma, un posible índice de dicho informe mensual podría ser el siguiente:

  • Resumen ejecutivo
  • Producción
    • Gráficas de disponibilidad, en las que pueda apreciarse la evolución de la planta, con los comentarios oportunos que ayuden a toma de decisiones.
    • Principales incidentes que hayan afectado a los resultados, tanto en la recuperación térmica como en la generación eléctrica, con la identificación de posibles causas.
    • Cantidades empleadas de los principales consumibles: aguas de refrigeración, productos químicos, aceites, etc. 
  • Mantenimiento
    • Principales incidentes ocurridos en el mes
    • Mantenimientos programados realizados
    • Inspecciones reglamentarias y resultados
    • Mantenimientos previstos para el periodo siguiente
    • Seguimiento de los indicadores de mantenimiento elegidos
  • Otros

Informes anuales

En algunos casos puede ser aconsejable preparar un informe anual como resumen de los diferentes informes mensuales realizados a lo largo del año. La única ventaja de este informe será la recopilación de datos realizada y la facilidad para hacer un repaso histórico de la planta si algún día se necesita.

Índice detallado del capítulo 15

LA GESTIÓN DE LA INFORMACIÓN

  • DATOS E INFORMACIÓN
  • DOCUMENTOS GENERADOS POR MANTENIMIENTO
    • Órdenes de trabajo                                                                                   
    • Informes de realización de gamas de mantenimiento                       
    • Informes de avería                                                                                                         
    • Informes mensuales                                                                                                       
    • Informes anuales                                                                                                            
  • INDICADORES DE GESTIÓN                                                                                                 
    • Índices de Disponibilidad                                                                                             
    • Indicadores de Gestión de Órdenes de Trabajo                                                  
    • Índices de coste                                                                                                             
    • Índices de proporción de tipo de mantenimiento                                              
    • Índices de Gestión de Almacenes y Compras                                                     
    • Índices de Seguridad y Medio Ambiente                                                                             
  • SOFTWARE DE GESTIÓN DE MANTENIMENTO GMAO                                     
    • La generalización del uso de la informática                                                          
    • Justificación de la necesidad                                                                                    
    • Objetivos que se pretenden con la informatización                                           
    • Errores habituales que se cometen al implantar sistemas GMAO
    • Proceso de implantación                                                                             
    • La contratación de la implantación de un GMAO

(c) RENOVETEC 2013. El contenido de esta página web está protegido por derechos de autor. Está prohibida la copia o uso de la información contenida en esta página para cualquier fin y por cualquier medio, incluso indicando la fuente, sin el consentimiento expreso y por escrito del titular de los derechos.

PLAN DE MTO BASADO EN INSTRUCCIONES DE FABRICANTES

La elaboración de un plan de mantenimiento de una instalación industrial, es decir, la determinación del conjunto de tareas de carácter preventivo que es necesario realizar en la instalación  basándose en lo indicado por los fabricantes en los manuales de operación y mantenimiento de cada uno de los equipos que la componen, es la forma más cómoda y habitual de elaborar un plan de mantenimiento. No obstante, presenta algunos inconvenientes graves que es necesario analizar antes de decidir basar el plan de mantenimiento exclusivamente en las recomendaciones de los suministradores.

Este es un artículo extraído del libro INGENIERÍA DEL MANTENIMIENTO. Descárgate el índice completo pinchando aquí

Accede al libro pinchando aquí


La elaboración de un plan de mantenimiento de una instalación industrial, es decir, la determinación del conjunto de tareas de carácter preventivo que es necesario realizar en la instalación  basándose en lo indicado por los fabricantes en los manuales de operación y mantenimiento de cada uno de los equipos que la componen, es la forma más cómoda y habitual de elaborar un plan de mantenimiento. El hecho de que sea cómoda no quiere decir que sea sencilla, ya que en primer lugar hay que conseguir recopilar todas las instrucciones técnicas de cada fabricante, y esto no siempre es fácil. En segundo lugar, cada fabricante elabora sus instrucciones de mantenimiento en formatos completamente distintos, lo que complica en gran manera redactar un plan de mantenimiento con unas instrucciones en un formato unificado.

Realmente, es la forma más extendida de elaborar un plan de mantenimiento. Y esto es así porque tiene dos grandes ventajas que es conveniente destacar:

¾ En primer asegura completamente las garantías de los equipos, ya que los fabricantes exigen, para el mantenimiento de dichas garan-tías, que se cumpla estrictamente lo indicado en el manual de operación y mantenimiento que ellos elaboran.

¾ En segundo lugar, y tan importante como el punto anterior, es que los conocimientos técnicos necesarios para elaborar un plan de mantenimiento basado en las instrucciones de los fabricantes de los equipos no tienen por qué ser altos. No se requieren conocimientos específicos sobre los equipos a mantener, ni se requieren especiales  conocimientos sobre mantenimiento industrial. Tan solo es necesario copiar lo que los diferentes fabricantes de los equipos proponen, darles el formato adecuado, efectuar alguna pequeña corrección, y prácticamente eso es todo.

Ambas razones convierten a los planes de mantenimiento basados en las instrucciones de fabricantes en la forma preferida por técnicos, responsables, responsables de mantenimiento y propietarios de plantas.

Esta forma de elaboración, por supuesto, presenta algunos inconvenientes importantes que serán analizados al final de este capítulo, y que hacen que surjan otras formas de elaboración del plan que no tienen los mismos inconvenientes.

 

ÍNDICE COMPLETO DEL CAPÍTULO 5

PLAN DE MTO. BASADO EN INSTRUCCIONES DE FABRICANTES

  • FASES EN LA ELABORACIÓN DEL PLAN DE MANTENIMIENTO        
  • LISTADO DE SISTEMAS
  • LISTADO DE EQUIPOS         
  • ELECCIÓN DEL FORMATO                   
  • ACOPIO DE MANUALES         
  • ESTUDIO DE LOS MANUALES     
  • APORTACIONES DE LOS RESPONSABLES DE MANTENIMIENTO   
  • MANTENIMIENTO LEGAL        
  • DETERMINACIÓN DE LA ESPECIALIDAD
  • EL PLAN OBTENIDO   

    

(c) RENOVETEC 2013. El contenido de esta página web está protegido por derechos de autor. Está prohibida la copia o uso de la información contenida en esta página para cualquier fin y por cualquier medio, incluso indicando la fuente, sin el consentimiento expreso y por escrito del titular de los derechos.      

 

PLAN DE MTO BASADO EN PROTOCOLOS

Como se ha visto en la página anterior (elaboración de planes de mto. basados en instrucciones de fabricantes), la metodología basada en la determinación de las tareas que componen el plan de mantenimiento a partir de las recomendaciones de los fabricantes tiene algunas ventajas, como la sencillez a la hora de determinarlas, pero también graves inconvenientes. Existe una segunda metodología para realizar el plan de mantenimiento, basada en el empleo de protocolos generales de mantenimiento por tipo de equipo.

Este es un artículo extraído del libro INGENIERÍA DEL MANTENIMIENTO. Descárgate el índice completo pinchando aquí

Accede al libro pinchando aquí

Este método de determinación de las tareas que componen el plan parte del concepto de que los diferentes equipos que componen la planta pueden agruparse en tipos genéricos de equipos o equipo tipo, y que en cada equipo-tipo deben realizarse una serie de tareas preventivas con independencia del quien sea el fabricante y cual sea la configuración exacta de éste. Así, es posible definir como equipo genérico una bomba centrífuga de gran caudal. Independientemente de quien sea el fabricante y cual sea el modelo exacto, es posible identificar una serie de tareas preventivas a realizar en cualquier bomba centrífuga que trasiegue fluidos viscosas con gran caudal.

El conjunto de tareas de mantenimiento que corresponde a un equipo tipo se denomina protocolo de mantenimiento programado. Si se elaboran los protocolos de mantenimiento de todos los tipos de equipos presentes en todo tipo de instalaciones industriales y se confecciona posteriormente una lista con todos los equipos de los que dispone la instalación concreta que se está analizando, solo hay que aplicar el protocolo de mantenimiento que le corresponde a cada uno de ellos para tener una lista completa y detallada de todas las tareas de mantenimiento preventivo a realizar en la planta. El posterior tratamiento de esta gran lista de tareas para agruparlas por sistema, frecuencia y especialidad irá formando las diferentes gamas que componen el plan de mantenimiento de la planta.

ÍNDICE COMPLETO DEL CAPÍTULO 6

PLAN DE Mto. BASADO EN PROTOCOLOS POR  EQUIPO

  • LOS PROTOCOLOS DE MANTENIMIENTO    
    • Determinación de las tareas                                     
    • Especialidad del trabajo                                
    • Frecuencia                                                           
    • Duración estimada                                                            
    • Permiso de trabajo                                                                
    • Equipo parado/en marcha                                             
    • Ejemplo de protocolo de mantenimiento            
    • Listado completo de los protocolos necesarios   
  • DESCOMPOSICIÓN DE LA PLANTA EN SISTEMAS   
  • LISTADOS DE EQUIPOS MANTENIBLES             
    • La estructura jerárquica de la planta            
    • Decisiones                                                 
    • Criterios recomendados por RENOVETEC       
    • Ejemplo de listado de equipos                                 
  • APLICACIÓN DE PROTOCOLOS                          
  • OBTENCIÓN DE LAS GAMAS DE MANTENIMIENTO       
  • REVISIÓN MANUAL DE LAS GAMAS OBTENIDAS   
  • MANTENIMIENTO LEGAL                       
  • CODIFICACIÓN DE LAS GAMAS        
  • PROGRAMACIÓN DE LAS GAMAS   
  • TIEMPO DE ELABORACIÓN DEL PLAN
  • VENTAJAS E INCONVENIENTES 

     

(c) RENOVETEC 2013. El contenido de esta página web está protegido por derechos de autor. Está prohibida la copia o uso de la información contenida en esta página para cualquier fin y por cualquier medio, incluso indicando la fuente, sin el consentimiento expreso y por escrito del titular de los derechos.      

 

Accede haciendo click aquí a la web de IRIM 


 PLAN DE MANTENIMIENTO
BASADO EN RCM

RCM o Reliability Centred Maintenance, (Mantenimiento Centrado en Fiabilidad) es una técnica más dentro de las posibles para elaborar un plan de mantenimiento en una instalación industrial y presenta algunas ventajas importantes sobre otras técnicas. Inicialmente fue desarrollada para el sector de aviación, donde no se obtenían los resultados más adecuados para la seguridad de la navegación aérea. Posteriormente fue trasladada al campo militar y mucho después al industrial, tras comprobarse los excelentes resultados que había dado en el campo aeronáutico.

 Este es un artículo extraído del libro INGENIERÍA DEL MANTENIMIENTO. Descárgate el índice completo pinchando aquí

Accede al libro pinchando aquí 

El objetivo fundamental de la implantación de un Mantenimiento Centrado en Fiabilidad o RCM en una planta industrial es aumentar la fiabilidad de la instalación, es decir, disminuir el tiempo de parada de planta por averías imprevistas que impidan cumplir con los planes de producción. Los objetivos secundarios pero igualmente importantes son aumentar la disponibilidad, es decir, la proporción del tiempo que la planta está en disposición de producir, y disminuir al mismo tiempo los costes de mantenimiento. El análisis de los fallos potenciales de una instalación industrial según esta metodología aporta una serie de resultados:

  • Mejora la comprensión del funcionamiento de los equipos.
  • Analiza todas las posibilidades de fallo de un sistema y desarrolla mecanismos que tratan de evitarlos, ya sean producidos por causas intrínsecas al propio equipo o por actos personales.
  • Determina una serie de acciones que permiten garantizar una alta disponibilidad de la planta.

Las acciones tendentes a evitar los fallos pueden ser de varios tipos:

  • Determinación de tareas de mantenimiento que evitan o reducen estas averías.
  • Mejoras y modificaciones en la instalación.
  • Medidas que reducen los efectos de los fallos, en el caso de que estos no puedan evitarse.
  • Determinación del stock de repuesto que es deseable que permanezca en planta, como una de las medidas paliativas de las consecuencias de un fallo.
  • Procedimientos operativos, tanto de operación como de mantenimiento.
  • Planes de formación.

Las siete preguntas clave

RCM se basa, pues, en la puesta de manifiesto de todos los fallos potenciales que puede tener una instalación, en la identificación de las causas que los provocan y en la determinación de una serie de medidas preventivas que eviten esos fallos acorde con la importancia de cada uno de ellos. A lo largo del proceso se plantean una serie de preguntas clave que deben quedar resueltas:

  1. ¿Cuáles son las funciones y los estándares de funcionamiento en cada sistema?
  2. ¿Cómo falla cada equipo?
  3. ¿Cuál es la causa de cada fallo?
  4. ¿Qué parámetros monitorizan o alertan de un fallo?
  5. ¿Qué consecuencias tiene cada fallo?
  6. ¿Como puede evitarse cada fallo?
  7. ¿Qué debe hacerse si no es posible evitar un fallo?

La solución a estas preguntas para cada uno de los sistemas que componen una instalación industrial conduce a la determinación de los fallos potenciales, las causas de éstos y las medidas preventivas que tendrán que adoptarse.

Resumen de las 10 fases de RCM

El proceso de análisis de fallos e implantación de medidas preventivas atraviesa una serie de fases para cada uno de los sistemas en que puede descomponerse una planta industrial:

  • Fase 1: Definición clara de lo que se pretende implantando RCM. Determinación de indicadores, y valoración de éstos antes de iniciar el proceso.
  • Fase 2: Codificación y listado de todos los sistemas, subsistemas y equipos que componen la planta. Para ello es necesario recopilar esquemas, diagramas funcionales, diagramas lógicos, etc.
  • Fase 3: Estudio detallado del funcionamiento del sistema. Determinación de las especificaciones del sistema Listado de funciones primarias y secundarias del sistema en su conjunto. Listado de funciones principales y secundarias de cada subsistema.
  • Fase 4: Determinación de los fallos funcionales y fallos técnicos.
  • Fase 5: Determinación de los modos de fallo o causas de cada uno de los fallos encontrados en la fase anterior.
  • Fase 6: Estudio de las consecuencias de cada modo de fallo. Clasificación de los fallos en críticos, significativos, tolerables o insignificantes en función de esas consecuencias.
  • Fase 7: Determinación de medidas preventivas que eviten o atenúen los efectos de los fallos.
  • Fase 8: Agrupación de las medidas preventivas en sus diferentes categorías: Elaboración del Plan de Mantenimiento, lista de mejoras, planes de formación, procedimientos de operación y de mantenimiento, lista de repuesto que debe permanecer en stock y medidas provisionales a adoptar en caso de fallo.
  • Fase 9: Puesta en marcha de las medidas preventivas.
  • Fase 10: Evaluación de las medida adoptadas, mediante la valoración de los indicadores seleccionados en la fase 1. 

 

ÍNDICE DETALLADO DEL CAPÍTULO 7

PLAN DE MANTENIMIENTO BASADO EN RCM 

  • ¿QUE ES RCM?
  • BREVE HISTORIA DEL RCM
  • LAS VENTAJAS DE LA APLICACIÓN DE RCM    
    • La mejora de la seguridad       
    • La mejora del impacto ambiental      
    • El aumento de la producción           
    • El aumento de fiabilidad de la instalación      
    • La disminución de costes de mantenimiento  
    • El aumento en el conocimiento de la instalación      
    • La disminución de la dependencia de los fabricantes     
  • INCONVENIENTES DE RCM                  
  • LOS FRACASOS EN LOS PROYECTOS DE IMPLANTACIÓN DE RCM      
  • EL EQUIPO NECESARIO PARA REALIZAR UN ESTUDIO RCM       
  • ¿RCM APLICADO A EQUIPOS CRÍTICOS O A TODA LA PLANTA?       
  • EL NIVEL DE PROFUNDIDAD CON EL QUE ABORDAR EL ESTUDIO      
  • LAS SIETE PREGUNTAS CLAVE       
  • RESUMEN DE LAS 10 FASES DE RCM        
  • FASE 1: DEFINICIÓN DE INDICADORES CLAVE         
  • FASE 2: LISTADO Y CODIFICACIÓN DE EQUIPOS         
  • FASE 3: LISTADO DE FUNCIONES Y SUS ESPECIFICACIONES     
    • La determinación de las funciones   
    • Funciones primarias y secundarias           
    • El análisis de los subsistemas. Fallos primarios y secundarios      
    • El análisis de los equipos que componen los sistemas y subsistemas           
  • FASE 4: DETERMINACIÓN DE FALLOS PRINCIPALES Y SECUNDARIOS        
  • FASE 5: DETERMINACIÓN DE LOS MODOS DE FALLO        
    • Qué es un modo de fallo   
    • Profundidad del proceso de identificación de modos de fallo       
    • Las causas de los fallos        
    • El diagrama de Ishikawa     
    • Proceso de análisis de las causas de los fallos           
    • Fuentes de información para determinar los modos de fallo        
  •  FASE 6: ESTUDIO DE CRITICIDAD DE LOS FALLOS      
    • La evidencia del fallo       
    • Consecuencias del fallo para la seguridad de las personas      
    • Consecuencias del fallo para el medioambiente     
    • Consecuencias del fallo para la producción de energía           
    • Consecuencias del fallo en los costes de reparación    
    • La probabilidad del fallo                
    • Criticidad de los fallos: combinación de factores         
  • FASE 7: DETERMINACIÓN DE LAS MEDIDAS PREVENTIVAS       
    • Tipos de medidas preventivas            
    • Tipos de tareas de mantenimiento     
    • Relación entre la criticidad y las tareas de mantenimiento      
    • Frecuencia con la que realizar las tareas   
    • Modificaciones                            
    • Adopción de medidas tendentes a minimizar los efectos del fallo
    • Cambios en procedimientos de operación       
    • Cambios en procedimientos de mantenimiento  
    • Formación                                
    • El diagrama de decisión       
  • FASE 8: AGRUPACIÓN DE MEDIDAS PREVENTIVAS        
  • FASE 9: IMPLEMENTACIÓN DE LOS RESULTADOS      
    • Lista de mejoras 
    • Plan de Mantenimiento      
    • Elaboración de procedimientos    
    • Realización de acciones formativas   
    • Adquisición de repuesto       
  • SEGUIMIENTO DE RESULTADOS
  • DIFERENCIAS ENTRE EL PLAN DE MANTENIMIENTO INICIAL Y PLAN BASADO EN RCM     
        

 

(c) RENOVETEC 2013. El contenido de esta página web está protegido por derechos de autor. Está prohibida la copia o uso de la información contenida en esta página para cualquier fin y por cualquier medio, incluso indicando la fuente, sin el consentimiento expreso y por escrito del titular de los derechos.      

EL MANTENIMIENTO POR REQUERIMIENTOS LEGALES

Dentro de las tareas de mantenimiento, hay un grupo muy especial de éstas que no decide ni el propietario, ni los contratistas de mantenimiento ni los fabricantes de los equipos: son las tareas marcadas por disposiciones legales, que por supuesto, son de obligado cumplimiento. Habitualmente se conoce a este conjunto especial de tareas como ‘inspecciones reglamentarias’, ‘mantenimiento por requerimiento legal’ o simplemente, ‘mantenimiento legal’.

En este capítulo se repasan todas y cada una de las obligaciones legales de mantenimiento en cada uno de los sistemas afectados por mantenimiento legal en una instalación habitual, detallando tanto las tareas que es necesario llevar a cabo, la frecuencia con lo que hay que realizarlas, quién está capacitado legalmente para efectuarlas y como deben quedar registradas, para dejar una constancia documental de que se han realizado que cumpla con los requisitos exigidos en las diferentes normativas de aplicación.

Este es un artículo extraído del libro INGENIERÍA DEL MANTENIMIENTO. Descárgate el índice completo pinchando aquí

Accede al libro pinchando aquí

El mantenimiento legal engloba a aquel mantenimiento preventivo obligatorio recogido en diferentes disposiciones de la normativa de aplicación, donde se especifica en general tanto las tareas a llevar a cabo, la frecuencia con la que debe realizarse cada una de ellas, quién está autorizado para llevarlas a cabo y como se deja una constancia documental de su realización.

En general, casi todas las obligaciones de mantenimiento están motivadas por la seguridad. Casi todos las tareas relacionadas con el mantenimiento legal pretenden asegurar que los equipos pueden trabajar en condiciones de seguridad apropiadas, de forma que los trabajadores de la instalación, de instalaciones próximas o la población en general puedan verse afectados. El perfecto conocimiento y cumplimiento del mantenimiento legal es de especial importancia debido a las implicaciones que conlleva, tanto desde el punto de vista de la seguridad, como de las responsabilidades de la empresa propietaria y de sus directivos: se trata de una actividad sujeta a normas cuyo control es ejercido por la Administración.

Este tipo de obligaciones varían con el tipo de instalación y su tamaño; evolucionan con el tiempo; varían de unos países a otros; e incluso, den-tro del mismo país, pueden variar de unas regiones a otras. Establecer pautas fijas y válidas para todas las instalaciones en todos los países, regiones y en todo momento es algo imposible. Por ello, este capítulo debe ser tomado como una simple guía de referencia, que habrá que comprobar y completar en cada caso.

La responsabilidad de titular de la instalación

Las responsabilidades que la Administración hace recaer sobre el titular de la instalación, es decir, de quien figura como propietario de ésta en los registros oficiales, son las siguientes:

  • Utilizar los equipos dentro de los límites de funcionamiento previstos por el fabricante y retirarlos del servicio si dejan de disponer de los requisitos de seguridad necesarios.
  • Realizar el mantenimiento de las instalaciones, accesorios de seguridad y dispositivos de control de acuerdo con las condiciones de operación y las instrucciones del fabricante.
  • Ordenar la realización de las inspecciones periódicas que les correspondan, de acuerdo con lo dispuesto en el reglamento de aplicación.
  • Disponer y mantener al día un registro de los equipos, incluyendo las fechas de realización de las inspecciones periódicas, así como las modificaciones o reparaciones.
  • Ordenar, en su caso, las reparaciones o modificaciones necesarias.
  • Informar de los accidentes que se produzcan.

Las diferentes normativas de aplicación obligan por tanto al propietario de la instalación a la realización efectiva de todas las tareas de mantenimiento reflejadas en ellas, haciendo recaer sobre él una serie de responsabilidades y sanciones que se verán más adelante.

Para poder llevar a cabo sus obligaciones debe conocer perfectamente toda la normativa en vigor, ya que nunca podrá esgrimir desconocimiento como causa eximente o atenuante en el caso de que un incumplimiento de estas revisiones provoque un daño personal o material.mantenimiento legal

Además, debe conservar a disposición de la autoridad competente los registros que prueben que se han realizado dichas inspecciones reglamentarias. Por tanto, el titular de la instalación debe prestar especial atención a dos aspectos importantes:

  • Debe definir todas las obligaciones legales de mantenimiento impuestas por las diferentes normativas de aplicación en su instalación
  • Debe llevar a cabo todas las inspecciones reglamentarias.
  • Debe determinar cómo debe conservar los registros documentales del cumplimiento de dichas obligaciones, y ser cuidadoso con la gestión de dichos documentos. En unos casos se tratará de tener actualizados unos Libros de Registro, de carácter oficial y debidamente diligenciados por la autoridad competente. Es el caso, por ejemplo, del libro de torres o del libro de calderas; en otros casos solo tendrá que mantener clasificados, actualizados y ordenados los documentos generados en los trabajos (actas, informes de inspección, etc.).

Las inspecciones reglamentarias pueden llevarse a cabo de cuatro formas, dependiendo de la naturaleza de la inspección y de lo indicado en la normativa que la define:

  • Inspecciones que puede realizar el propio usuario de la instalación con el personal de mantenimiento propio o habitual de la planta.
  • Inspecciones que puede realizar una empresa con los medios y conocimientos necesarios, pero que no es necesario que esté acreditada, autorizada o inscrita en algún registro.
  • Inspecciones que debe realizar una empresa autorizada específicamente para llevar a cabo este tipo de inspección.
  • Inspecciones que debe realizar un Organismo de Control Autorizado u OCA, entidad acreditada por ENAC en diferentes campos reglamentarios, y que actúa como tercera parte, reflejando en el acta de inspección el resultado. Si este es negativo, determina el plazo para su correspondiente puesta a punto y aquellas acciones a considerar. Estas entidades actúan en nombre de la Administración, en calidad e inspectores por lo que es obligado su permiso de entrada, y lo hacen a modo de ‘notario’, dando fe de lo que se expresa en el acta de inspección.

Como se ha dicho, el titular de la instalación es el responsable legal de se lleven a cabo estas inspecciones. En ocasiones todo o parte del mantenimiento está contratado con una o con varias empresas especializadas, aunque este hecho no disminuye ni modifica su responsabilidad. Es muy importante que el titular de la instalación no olvide este aspecto.

El incumplimiento de las obligaciones legales puede suponer al propietario de la instalación diferentes tipos de responsabilidades:

  • Responsabilidades administrativas, que pueden suponer sanciones, apercibimientos e incluso el cierre de la actividad. En este sentido, los incumplimientos se califican como leves, graves o muy graves, con gran variación del importe de las sanciones o de las consecuencias de cualquier otra índole.
  • Responsabilidades civiles, si como consecuencia del incumplimiento se producen daños a terceros, al medioambiente, a la Administración, etc.
  • Responsabilidades penales, si se detecta una negligencia grave en el cumplimiento de las obligaciones y se producen además daños personales o medioambientales.

 

ÍNDICE DETALLADO DEL CAPÍTULO 8

MANTENIMIENTO POR REQUERIMIENTOS LEGALES    

  • LA IMPORTANCIA DEL MANTENIMIENTO LEGAL     
  • LA RESPONSABILIDAD DE TITULAR DE LA INSTALACIÓN  
  • FORMAS DE ABORDAR EL MANTENIMIENTO LEGAL   
  • RESUMEN DE EQUIPOS SOMETIDOS A MANTENIMIENTO LEGAL  
  • NORMATIVA DE REFERENCIA     
  • INSTALACIONES DE ALTA TENSIÓN      
    • Centrales eléctricas, subestaciones y centros de transformación   
    • Inspecciones a realizar por el usuario o empresa cualificada    
    • Inspecciones a realizar por un Organismo de Control Autorizado    
    • Líneas eléctricas de Alta Tensión      
  • INSTALACIONES DE BAJA TENSIÓN    
  • EQUIPOS A PRESIÓN         
    • El RD 2060/2008            
    • Las Instrucciones Técnicas Complementarias      
    • Tipos de fluidos    
    • Categorías de equipos a presión        
    • Niveles de inspección  
    • Periodicidad de las inspecciones     
  • INSTALACIONES DE GAS     
    • ITC ICG-01. Inst. de distribución de gases por canalización     
    • ITC ICG-02. Almacenamiento y distribución de envases de GLP     
    • ITC ICG-03. Inst.  de almacenamiento de GLP en depósitos fijos    
    • ITC ICG-04. Plantas satélite de (GNL)        
    • ITC ICG-05. Estaciones de servicio para vehículos a gas      
    • ITC ICG-06. Instalaciones de envases de GLP para uso propio     
    • ITC ICG-07. Instalaciones receptoras de combustibles gaseosos    
    • ITC ICG-08. Aparatos a gas          
  • INSTALACIONES CON RIESGO DE LEGIONELOSIS      
    • Tipos de instalaciones con riesgo de legionelosis                
    • Medidas preventivas              
    • Programas de mantenimiento en las instalaciones      
    • Torres de refrigeración y condensadores evaporativos       
  • MÁQUINAS    
  • INSTALACIONES DE PROTECCIÓN CONTRAINCENDIOS  
  • INSTALACIONES PETROLÍFERAS   
    • Normativa de aplicación                          
    • ITC MI-IP-01. Refinerías     
    • ITC MI-IP-02. Parque de Almacenamiento        
    • ITC MI-IP-03. Consumo en propia instalación   
    • ITC MI-IP-04. Suministro a vehículos    
  • INSTALACIONES TÉRMICAS DE CLIMATIZACIÓN           
  • INSTALACIONES FRIGORÍFICAS   
  • ALMACENAMIENTO DE PRODUCTOS QUÍMICOS
    • ITC MIE-APQ-01. Líquidos inflamables y combustibles        
    • ITC MIE APQ-02: Almacenamiento de óxido de etileno     
    • ITC MIE APQ-03: Almacenamiento de cloro   
    • ITC MIE APQ-04: Almacenamiento de amoníaco anhidro        
    • ITC MIE APQ-05: Alm. de botellas de gases licuados y disueltos   
    • ITC MIE APQ-06: Almacenamiento de líquidos corrosivos      
    • ITC MIE APQ-07: Almacenamiento de líquidos tóxicos    
  • VEHÍCULOS          
  • EQUIPOS DE ELEVACIÓN   
    • ITC MIE- AEM-01. Ascensores electromecánicos      
    • ITC MIE- AEM-03. Carretillas automotoras de manutención     
    • Otras instalaciones, puentes-grúas o polipastos   
  • INSTALACIONES DE ALUMBRADO EXTERIOR      
    • R.D 842/2002          
    • R.D. 1890/08
  • LA CONSTANCIA DOCUMENTAL: LIBROS DE REGISTRO 


 

(c) RENOVETEC 2013. El contenido de esta página web está protegido por derechos de autor. Está prohibida la copia o uso de la información contenida en esta página para cualquier fin y por cualquier medio, incluso indicando la fuente, sin el consentimiento expreso y por escrito del titular de los derechos.